Comarca situada en la cuenca hidrográfica del río Júcar que limita al noroeste con la Hoya de Buñol-Chiva, al norte con l'Horta, al este con la Ribera Baixa, al sur con lá Safor y la Costera y al oeste con la Canal de Navarrés-Enguera.

Su orografía está constituida por un ancho valle cuaternario o llanura aluvial, surcada por el río Júcar. Su límite natural occidental lo forman el macizo cretáceo del Caroch, que en su parte septentrional termina con las Sierras del Ave y del Caballón, dividiendo las cuencas del río Júcar y Magro. Desde estas laderas occidentales esta llanura se extiende hasta el mar y únicamente se ve interrumpida por las sierras típicas del litoral, denominadas la Murta y les Agulles, a caballo entre las Riberas Alta y Baixa y preludio de las serranías de la Safor.

En su parte septentrional el valle del Magro o Vall deis Alcalans queda enmarcado por la Sierra del Caballón al suroeste, y las de Montserrat y Falaguera, por el norte y este, antes de convertirse en llanura continua en las cercanías de Carlet.

Se configura, de este modo, un paisaje de altas pendientes en el límite occidental, de elevado valor paisajístico al dominar el llano litoral. Por su carácter puntual hay que destacar al respecto, los barrancos de la Murta y la Casella, en las proximidades de Alzira.

Sus recursos hidrográficos lo constituyen el caudal aportado por los ríos Júcar y Magro.

El Júcar hace su aparición en la comarca por un profundo valle enmarcado entre las Sierras del Caballón y el Alto de Toas, donde se embalsa y discurre en dirección sureste. A su paso por Antella, una parte de sus aguas se canalizan por la Real Acequia del Júcar, que sigue una dirección norte. Más adelante recibe las aguas de sus afluentes, Sellent y Albaida, que riegan respectivamente los campos de los municipios de Sellent, Cárter y Alcántara. el primero, y de Enova y Rafelguaraf, el segundo, hasta Pobla Llarga.

El Magro penetra por el norte, y en su recorrido hacia el Júcar cruza Montroy, Llombay, Alfarp, Carlet y Algemesí.

Los factores climatológicos juegan favorablemente en la comarca, ya que se caracteriza por la suavidad de sus temperaturas, cuya media anual es de unos 17 grados, con 9 a 10 grados en el mes de enero y de 24 a 25 grados en agosto; así como por la nubosidad escasa, con lluvias entre 400 y 500 mm. de media anual, que pueden alcanzar 600 mm. o más al pie de las montañas).