El topónimo con que se designa a esta comarca, es la mejor referencia que podemos efectuar para aproximarnos al marco geográfico de esta comarca que por muchos conceptos, ocupa un lugar destacado en el panorama regional.

El relieve es muy uniforme y de una gran sencillez; está formado por una llanura alargada que se extiende de norte a sur desde Puçol a la Albufera, con una anchura variable que experimenta su máximo desarrollo en los márgenes del río Tuda. Esta planicie se eleva lentamente desde el mar hacia el interior, con curvas de nivel paralelas a la costa y a distancias cada vez menores entre sí, para alcanzar en el límite occidental la hisohipsa de los 100 m.; también longitudinalmente, su altitud disminuye hacia el sur y entre Silla y el Saler comienza la depresión que ocupan las aguas de la Albufera. La estructura y morfología de la huerta de Valencia se caracteriza por ser una zona deprimida y subsistente, hundida desde el Mioceno y que ha sido colmatada por aluviones cuaternarios que forman un relleno en lechos horizontales y discontinuos de arcillas, margas, cantos rodados, gravas, arenas y légamos". Asi describe la Gran Enciclopedia de la Región Valenciana los aspectos más destacables del relieve y morfología de l'Horta. A ello, cabria añadir los únicos accidentes dignos de mención: la sierra Perenchiza al oeste, y las laderas del Puntal de Besori al suroeste, que se corresponden con las áreas más occidentales de los términos de Torrente y Picassent respectivamente.

Las características de las costas vienen determinadas por el carácter de las tierras del interior, pudiéndose afirmar que no existen costas medias ni altas. El litoral es, en lineas generales, llano y de arena, encontrándose las más importantes playas de grava a la altura del extremo meridional del marjal de Puçol, es decir, en el Puig. Pero lo más característico del litoral es la proliferación de marjales y restingas, destacando por su excepcional valor ecológico y dimensiones, los marjales de Puçol al norte, y la Albufera ál sur. Igualmente merece la pena destacarse las golas naturales de el Perellonet y el Perelló.

La red hidrográfica de la comarca se halla totalmente dominada por el Turia que penetra en la comarca por el término municipal de Manises proviniente del Camp de Túria. De él se abastece una parte de las necesidades de consumo para fines urbanos e industriales así como la mayoria del regadío a través de las ocho acequias: Moncada, Tormos, Mestalla y Rascaña por la margen izquierda y Quart, Mislata, Favara y Rovella por la derecha. Hay que destacar la gran obra de ingeniería que dentro del Plan Sur ha supuesto la desviación del cauce del Turia en su tramo urbano hacia el sur, situando su desembocadura en Pinedo y rodeando por completo la expansión del casco urbano hasta más allá de Mislata donde conecta con el cauce natural.

La comarca está atravesada en su parte norte por el barranco de Carraixet y en la sur por la rambla del Poyo, normalmente cauces secos, pero que en ocasiones albergan un importante caudal relacionado con las crecidas que se dan en los meses lluviosos (especialmente octubre). El primero procede del área occidental de la Sierra Calderona y el segundo del piedemonte de Cheste y Chiva.

Por último, en lo que respecta al sistema hidrográfico hay que referirse a la Acequia Real del Júcar que penetra en la comarca por Silla y se diluye en multitud de acequias conectadas con la Albufera que sirven para regar los arrozales de la zona.

Climatológicamente l'Horta se caracteriza por una escasa pluviometría (450-500 mm. de media anual) y por un régimen de temperaturas suaves dada su condición litoral: 24 grados de media máxima en julio y agosto y 11 grados de media mínima en enero.