El hecho de que la denominación de la comarca haga referencia a un concepto geográfico, define per se la caracteristica física de una buena parte de la misma.

En efecto. La mayor parte de la Foya de Buñol-Chiva se corresponde con la transición de un conjunto de sierras interiores, últimas estribaciones del Sistema Ibérico, y las llanuras litorales. El terreno adquiere ya una horizontalidad de suaves pendientes a partir de la cota 400-500 metros, elevándose considerablemente hacia el interior, llegando en ocasiones a superar los 1.000 metros: Sierra de los Bosques, Malacara, Martés y Cortes de Pallás.

Este área de transición la podemos diferenciar en dos formaciones: 1) el piedemonte de Cheste y Chiva, que abarca la extensión delimitada por el reborde oriental de la Sierra de los Bosques, el Ródana al norte, Perenchiza al sur y que por el Pla de Quart se comunica con la huerta de Valencia sin variaciones geológicas perceptibles, 2) la Hoya de Buffol, propiamente dicha, que se extiende al sur de la anterior hasta la Sierra de Dos Aguas, o el Ave, teniendo su origen en la afloración de un sustrato interior a consecuencia de la acción erosiva del Magro y el Buñol durante el Terciario.

La red hidrográfica de la comarca está integrada básicamente por los ríos Júcar, Magro y Buñol. E1 primero de ellos, obviamente el de mayor caudal, of rece poco interés para la Hoya de Buñol-Chiva, puesto que atraviesa la comarca a lo largo de una estrecha y profunda garganta que constituye un tajo en el reborde norte del Macizo de Caroch, planteando además un relativo aislamiento del núcleo de Cortes de Pallás que se ve así aprisionado entre la Muela al sur y el Cañón al norte.

El río Magro, que se unirá al Júcar después de Algemesí, discurre en la comarca en la depresión delimitada por la Sierra de Malacara al norte y la de Martés y Dos Aguas al sur, conformando el inicio de la Hoya su parte más occidental. En el término municipal de Yátova se ha construido el embalse de Forata que se llena con las aguas del Magro y del Mijares, afluente que proviene de Siete Aguas.

Por último, el Buñol, tiene un corto recorrido, si bien al pasar por Buñol y Alborache ofrece un mayor interés, afluyendo al Magro al sur de Turís.

Por lo que respecta a la climatología se puede decir que en términos generales, la comarca participa de las características de los c]imas continentales con inviernos fríos y veranos calurosos. Las temperaturas medias oscilan entre 8 grados en enero y 23 en agosto, siendo la amplitud térmica mayor que en el litoral y menor que en la colindante Requena-Utiel.